De estrellas, vírgenes, monjas, santos y canículas

Tabla gótica de San Bernardo en el Museo de Mallorca

La temporada más calurosa del año se conoce con el nombre de canícula. El término deriva de canis, ‘perro’, y hace referencia a la estrella de Sirio (apodada “la Abrasadora”) de la constelación de Canis maior, que es la más brillante del cielo nocturno durante ciertos días de verano en el hemisferio norte.

Nuestros antepasados creían que cuando esto ocurría la popular estrella sumaba su calor al procedente del Sol, lo que daba lugar al período más cálido y menos lluvioso del verano –los “rigores caniculares”–, que duraba aproximadamente del 15 de julio al 15 de agosto. Hoy los días más calurosos no coinciden con el orto helíaco de Sirio, aunque el término “canícula” se sigue utilizando.

La tradición religiosa en muchos sitios de España ha querido que a la canícula también se le llame el periodo entre Vírgenes, considerando que comienza aproximadamente el 16 de julio coincidiendo con la Virgen del Carmen, patrona de los marineros, y termina el 15 de agosto con la Virgen de la Asunción. 

En cambio en Mallorca hay un conocido refrán que reza “Sa monja l’encén i es frare l’apaga” dicen que en referencia a Santa Margarita, 20 de julio, que en realidad no fue monja, y a San Bernardo, 20 de agosto. El imaginario popular cuenta la historia que Santa Margarita es una monja muy diligente que nunca falta a la cita, e incluso a veces, se adelanta a la hora de encender el verano. En cambio el monje San Bernardo tiene fama de remolón, y se dice que como está de vacaciones, muchas veces se olvida de apagar el verano y seguimos sufriendo sus calores incluso hasta bien avanzado septiembre.

Con estas bonitas historias, cargadas de realidad, nos gustaría concienciar a nuestros asociados, amigos y visitantes de que estamos entrando en el periodo más peligroso del verano y recordarles a todos que está ABSOLUTAMENTE PROHIBIDO encender cualquier fuego en el termino de El Vedat, así como utilizar artefactos pirotécnicos y cualquier otro elemento susceptible de provocar un incendio.

Esta entrada fue publicada en General, Medio ambiente, Oficina. Guarda el enlace permanente.